En el municipio de Caldas hay opiniones divididas debido a la decisión tomada por la Alcaldía de demoler el centro consistorial donde operaban, muchos habitantes lo ven como patrimonio, otros como un peligro al igual que la administración.

114 años de funcionamiento llevaba hasta ahora la casa la Alcaldía de Caldas, funcionó como oficinas públicas. A lo largo de los años, el municipio creció en extensión y población, la infraestructura está deteriorada y es por ello que no se tomó la decisión de utilizar ese terreno, al igual que la cárcel y zonas aledañas ya que por revisiones técnicas no se permite prestar los servicios allí.

La renovación de la nueva sede, está pensada como incluyente para personas con movilidad reducida y para que la comunidad en general accedan a los servicios en un solo lugar. Una vez se tenga la demolición se iniciará con la construcción y licitación de la nueva sede.